PEREGRINACION A ITALIA

CRONICA DE LA PREREGRINACION DE UN CENTENARIO

Confieso que llevo varios minutos intentando encontrar un encabeza-miento que resuma las sensaciones que nos ha transmitido a cuantos hemos participado en ella, la peregrinación que con motivo del cente-nario de la Asociación hemos realizado a Italia, y aún no la he encon-trado. Podría hablar de satisfacción, alegría, plenitud… y ninguna de ellas ni por si sola ni conjuntamente llega a transmitir cuanto sentimos.
Quizás podría decir magnifica, pero seguro me quedaría corto.
Voy a intentar resumirlos en breves palabras.
Visitar los lugares donde Don Bosco desarrolló el comienzo de su obra en Turín guiados de la mano de Juan Carlos Pérez Godoy, el director de nuestro colegio, es imbuirte en espíritu salesiano, es adquirir conocimientos, es, que se te erice la piel al ver la belleza y la fortaleza de un movimiento que nació del sueño de un muchacho de una pequeña población del Piamonte italiano. Celebrar la Eucaristía en la capilla de San Francisco de Sales de Turín, introducirnos en la majestuosidad de la Basílica de Maria Auxiliadora, visitar “Il Colle Don Bosco”, Mondonio, donde vivió Domingo Savio…, te hace evocar sus últimas palabras “que cosas tan hermosas veo”.
Quienes aún no habíamos visitado Italia hemos comprendido el embrujo de ese país que hace hablar maravillas a quienes lo han visitado. Venecia, Florencia, Siena y Roma que fueron nuestros destinos nos han servido de magnifico botón de muestra de la belleza, la cultura y la majestuosidad de ese país.
Hemos de dar gracias a Don Bosco y a María Auxiliadora que sin duda han velado para que todo fuera perfecto, ningún contratiempo, unos guías magníficos, un comportamiento ejemplar de cuantos hemos participado en la peregrinación, puntuales, alegres, integrados. Hemos cubierto el programa y los objetivos sobradamente y hemos dado por bien empleados los esfuerzos que hemos hecho para que esta peregrinación se llevase a cabo. Por poner un pero, la comida italiana es inferior a la nuestra.
No puedo olvidarme de agradecer a Juan Cerejido su empeño en llevar adelante este proyecto y a Juan Carlos Pérez su disposición y buen hacer.
Sin duda va a ser difícil en un futuro realizar un viaje tan hermoso como este.
Juan Julia Bayón
Vicepresidente